La fuente de Cervantes

Rate this post

La fuente de Cervantes fue construida por orden de Alfonso XIII en 1915 con motivo del tercer centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote.  En la década de 1920 se construyó el cuerpo principal del monumento, pero las obras de las esculturas laterales de Aldonza y Dulcinea no se terminaron hasta la década de 1960.

Situado en la zona de Sol/Gran Vía, este grandioso monumento se levanta detrás de un estanque rectangular y está estructurado por dos cuerpos principales que culminan en el ático. Las esculturas de Don Quijote y su escudero Sancho Panza se encuentran en un pedestal central e invitan a detenerse a contemplarlas en medio de la vida madrileña.

La dualidad imaginación-realidad se refleja en la construcción de bronce de las dos estatuas, que contrasta con las esculturas de piedra. Después de eso y presidiendo toda la composición, encontramos la estatua de Cervantes con una copia del Quijote. Los lados que representan escenas de la pequeña Gitana a la derecha y Rinconet y Cortadillo a la izquierda. La espalda está presidida por la personificación de la literatura española, simbolizada por una mujer; a sus pies se coloca un chorro de agua con los escudos de todos los países latinoamericanos y, en el ático, las esculturas simbólicas de los cinco continentes sostienen el globo con una Alegoría de Gloria o Victoria que simboliza la universalidad de la obra de Cervantes.

Leave a Reply